Entre pelucas y maquillaje

Sinopsis

Le conocí un día ya hace muchos en un bar donde yo trabajaba. Él entró como una ráfaga de viento puro y un toque de locura. Era, sin duda alguna, un hombre bello. Pidió café y se lo serví. Cogió un periódico y, mojándose la punta de su dedo índice, comenzó a hojearlo. Levantó la mirada y pidió otro café.
-¡Dios! ¡Qué ojos! -me dije yo-. Parecía una figura sacada de una pintura, perfecto. Algún defecto debería tener y me acerque a él para... no sé para qué, pero era tan bello que tenía que conocerle. Le pregunté su nombre y me dijo:
-Samuel, Sami para los amigos.

Gracias por su visita

Antes de salir, subscríbase a nuestra newsletter y esté siempre informado sobre nuestros libros.