Efraín Zenteno Vásquez

Efraín Zenteno Vásquez. Nació en 1949, algunos años después de la Segunda Guerra Mundial, en plena guerra Fría, junto a su hermana melliza, en una familia de siete hermanos, en Santiago de Chile, en la hermosa comuna de Ñuñoa. Su primer trabajo fue como obrero metalúrgico. Estudió Pedagogía en Filosofía, durante la dictadura militar,  en el Pedagógico de la Universidad de Chile. Más tarde, con muchas dificultades, hizo un postgrado en Psicopedagogía en la Universidad Católica del Norte.

El sistema represivo del régimen militar no lo dejan indiferente y en 1975 integra como dirigente público al incipiente movimiento estudiantil que se esfuerza por levantar un apoyo masivo a los perseguidos (profesores, estudiantes y funcionarios) exigiendo el término de la dictadura y el respeto a los derechos humanos y estudiantiles… y la recuperación de la democracia. Fue sancionado junto a otros nueve estudiantes en que se encontraba su ex esposa, y finalmente es exonerado de la Universidad por decreto especial en 1980, faltándole sólo dos asignaturas semestrales. Paralelamente, en 1977, se desempeña como profesor de filosofía en el Liceo de Paine, a las afuera de Santiago, y, posteriormente, en un liceo de San Bernardo, participando activamente en la Coordinadora Metropolitana de Profesores y luego de disuelta ésta, en la Asociación Gremial de Educadores de Chile (Agech) como delegado de los liceos de Paine y San Bernardo y luego como uno de los seis consejeros metropolitanos electos (en que participaba Manuel Guerrero Ceballos como presidente, uno de los profesionales degollados en 1985, por Carabineros de Chile), en plena dictadura, en 1983. En 1986 fue exonerado de su labor educativa con decreto especial del régimen militar, y en 1987 debe partir al exilio junto a su familia, radicándose en la provincia de Mendoza, Argentina. Vuelve a Chile en 1991 y se pone a trabajar como corrector de pruebas en diversas empresas y en la Revista Análisis, que fuera opositora a la dictadura. Luego, por cierre de la Revista, se pone a trabajar como agente de ventas de AFP y de Isapres, hasta retomar sus estudios y se titula como profesor de filosofía definitivamente, después de 14 años. Ya con el título en mano, se pone a trabajar en colegios particulares subvencionados por el Estado, donde experimenta la más cruda explotación y corrupción del sistema educativo, orientado al lucro, lo que le impulsa a escribir y publicar dos obras: en 1993 “Educación o muerte del hombre”, y en el 2001 publica “El poder de la mediocridad”, además de una serie de artículos que publica por internet, a través de correos electrónicos de un sinnúmero de personas y de diarios, radios y televisión de América Latina, España, Estados Unidos, Canadá, Israel, Japón. Por ello, es puesto en listas negras por los sostenedores de distintos pelages políticos, para impedirle trabajar como profesor y es perseguido y amenazado de muerte, por los más diversos partidos políticos en esta “democracia”, que cataloga de servil al sistema capitalista neoliberal.

Gracias por su visita

Antes de salir, subscríbase a nuestra newsletter y esté siempre informado sobre nuestros libros.